sábado, 1 de marzo de 2008

y ya en Chile...

Odio las despedidas. Son lo peor. Especialmente cuando no tenemos nada que nos asegure que volveremos a ver a las personas que hicieron de ese lugar tan lejano, tu segunda casa.
La verdad, me lo he llorado todo. Desde que me despedí de Jose en el aeropuerto y no pude contenerme, porque me dí cuenta de que no lo vería de nuevo... y a las niñas y a toda la gente linda. En serio. Las azafatas tuvieron que rellenarme de panadoles porque tengo la cabeza latiendo de tanto llorar. Y ahora mismo, aunque no sin pudor, reconozco que se me caen las lágrimas al recordar todo lo que pasó en este maravilloso mes.
Si bien estoy feliz de estar con mis hermanos de nuevo (que como saben, son la luz de mis ojos), mi felicidad no es completa porque siento que, así como yo he traído un poco de cada una de esas personas, esas personas tienen algo de mí. Y alguien incompleto no puede estar 100% feliz, no?.
Sólo me resta decir al trío dinámico, que YA los extraño demasiado. Espero que nos reencontremos el 2011 (partimos en Perú, o no?), para que me devuelvan lo que les haya dejado (sea bueno o malo) y así vuelva a sentirme llena... sólo por estar con ustedes.
Y como dice "el poeta": Gracias totales.
PS: cuál será la 3ª?.

1 comentario:

Marcelo dijo...

Pucha foquis.....
Temrina luego no mas, asi te puedes ir donde quieras cuando quieras.....
La experiencia me dice que aquellas personas a las que uno quiere, jamas te olvidan; asi que esperate un tiempo y despues vuelves en gloria y majestad, ya no como estudiante, sino como toda una Medico....:)
Ademas, me llevas a mi.....mira que apenas soy un pobre empleado de Bancoestado, jamas podria costearme un viaje asi...jajajajajaja